Síganos en Facebook

Entrevista à Maria José Sbarbi Osuna del equipo nº2 - 360 Energy

Entrevista a Maria José Sbarbi Osuna, equipo con Alejandro Ivanissevich - 360 Energy - Sponsors oficiales de The Green Expedition. Por laurence Thouin


¿Que les motivó para participar a The Green Expedition ?
Varias cosas, la primera, porque está relacionada con nuestra actividad: el tema de la sustentabilidad y generar conciencia para el cuidado del medio ambiente. Este raid es una experiencia concreta y práctica de cómo cuidar el medio ambiente manejando un auto eléctrico. Apoyar como sponsors esta iniciativa que además se mezcla con aventura, nos entusiasma y nos motiva.
Además era una oportunidad para recorrer nuestro país y la legendaria Ruta 40 que tanto se ha oído nombrar y que nosotros conocíamos de a tramos nada más.
¿Tenías conciencia que iba a ser realmente una aventura?
Sí porque nos gusta y conocemos Patagonia. Yo no conocía Rio Gallegos ni el tramo hacia Rio Mayo y me motivaba conocerlo en una circunstancia concreta y emocionante.
¿Aprendieron cosas, como a nivel de técnica y de apoyo humano e incluso a nivel del país, cosa que antes no conocían?
Si, Viajar ya es una experiencia que te hace crecer y conocer otros modos de vivir, otras maneras de pensar aunque viajes por tu propio país. Así que viajar es enriquecedor por donde lo mires. Y viajar con grupo extranjero para poder mostrarles nuestro país y difundirlo, tenía ya su plus. Y además de eso, yo no conocía cómo funcionaba un auto eléctrico. Había investigado para tener un poco de noción y de idea y me entusiasmaba la idea de saber que es una tecnología completamente diferente a la que estamos acostumbrados y una conducción diferente también. Todo lo que es nuevo para mí me genera una expectativa y ganas de aprender. Entonces, es la conjunción de muchas ideas que hacen que sea una idea genial.
¿Se sorprendieron de las reacciones de la gente cuando llegamos a los puntos de carga?
Sí, al contrario de lo que yo había pensado, porque es una tecnología que no está muy difundida, la gente estaba más o menos informada sobre todo los chicos de los colegios que hacían preguntas interesantes de cómo funciona una bicicleta o un auto eléctrico. A toda la gente mayor le llama la atención el tema de las baterías y cómo y dónde se enchufan los vehículos. Es todo nuevo y a la vez que estan informados les genera preguntas, dudas y curiosidad.

También nos preguntaban sobre el costo para saber si ellos también podían llegar a tener un vehículo eléctrico para sus campos y colaborar con el cuidado del medio ambiente.
¿Y a nivel de la energía renovable, también les llamó la atención ciertas reacciones de la gente?
Cuando nosotros contamos que nos dedicamos a hacer parques solares y generar energía a través de sistema fotovoltaico, ellos enseguida nos cuentan que un conocido instaló un panel solar y preguntan cuántos paneles son necesarios instalar en la casa para cargar un auto eléctrico, conectar la heladera y demás electrodomésticos. Están muy interesados en este tema. Pero también es porque significa el cuidado del medio ambiente pero también les representa autonomía e independencia de la red eléctrica nacional. Entonces yo puedo generar mi propia energía y no tengo que estar dependiendo de los cortes de luz, de las peleas con las empresas eléctricas y todo lo que puede afectar a la calidad de vida de la población.
¿Alguna anécdota, algo que les llamó la atención durante este tercio del viaje?
Bueno aparte de que una nena en Rio Mayo que decía “yo me llamo como el auto”porque se llamaba Zoe, me llama siempre la atención la riqueza y diversidad de nuestro país con diferencia de pocos kilómetros de distancia. El haber pasado de la majestuosidad del glaciar Perito Moreno, con esa energía que tiene el hielo regalo de la naturaleza que tenemos ahí, a Gobernador Costa donde hay un viento impresionante que parece el Far West.

Y otra cosa positiva fue que redescubrí el paisaje. Porque acostumbrados a ir a 130Km / hora en la ruta, el hecho de tener que manejar con conciencia, con menos velocidad y cuidando la energía, las subidas, las bajadas e ir a 50 km por hora hace que observes lo que te rodea y no solamente a los choiques, guanacos, ovejas, vacas, caballos, martinetas, maras y toda la gran fauna que hay, sino también la parte de la flora, las piedras, los alambrados, los paisajes que toman otro protagonismo.
¿Ustedes tomaron muy en serio el tema de la eco-conducción, es un desafío, tiene algo como de un juego, qué les gustó?
La verdad nos gustan los desafíos y las competencias, sobre todo a mí y como era un tipo de manejo que yo desconocía, quise aprender y la verdad es que sí, nos esmeramos para no perder ese coeficiente de buena conducción y usar todas las variables que están en el auto para lograrlo.
¿Cuál es el truco para lograrlo?
Mira, lo que vi con la organización es que si vas despacio, llegas más rápido. Y la verdad es que en uno de los tramos, hasta las bicicletas nos ganaron a pesar de que van más despacio que nosotros. Como truco es más que nada, no frenar, anticiparse y quitar el pie del acelerador y que vaya frenando el motor solo, evitar las aceleraciones que uno naturalmente las hace. Es como pasar la conducción a través de la cabeza: pensar cómo arrancar, cómo acelerar y siendo humilde, respetando al medio ambiente.
Todo es diferente. Cuando manejas un auto térmico sabes que tenes combustible en la primera estación de servicio. Entonces no cuidas. En cambio, acá sabemos que no tenemos un enchufe y sobre todo en los largos tramos de la Patagonia. Entonces es una relación que se genera con el auto que uno ya no siente que es un instrumento, una herramienta que me va a trasladar, sino que sentís que el auto es tu socio. Tal cual. Formas un equipo con el auto porque no solo dependes de él sino que él también depende de vos. Hay mucha más sincronía.
¿Algo más que desees agregar?
Que no me quiero ir y quiero volver.